¿Cómo elegir el toldo perfecto?

¿Cómo elegir el toldo perfecto?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La elección del toldo perfecto depende en gran medida de dónde se desee ubicar. Un toldo es, probablemente, el mejor sistema de protección solar ya que, además de proporcionar sombra, contribuye al ahorro de energía al mantener temperaturas más estables en el espacio que protege.

Por ello, se deben tener en cuenta varios factores clave:

  • El modelo según la ubicación: No es lo mismo instalar un toldo en una ventana o en una terraza que en un jardín. En el caso de los primeros, se suele optar por toldos cofre, cortina, con faldón o de brazos extensibles, mientras que en un jardín cabe la posibilidad de optar por una pérgola o sombrillas de mayor o menor tamaño.
  • El tipo de lona: Las lonas pueden elaborarse con materiales muy diferentes de acuerdo, sobre todo, a las condiciones a las que van a estar expuestas. Así, los tejidos acrílicos son los más resistentes y duraderos porque son impermeables al agua pero permeables al aire. Mientras, el tejido de PVC garantiza una impermeabilidad absoluta, por lo que se recomiendan en ambientes de gran humedad y, en algunos casos, ofrece también tratamientos ignífugos. Por último, los tejidos técnicos, los más novedosos, muestran una mayor flexibilidad y transpiración.
  • La fijación: Puede ser mecánica o química. La primera es la que se ha empleado tradicionalmente en ventanas y balcones, con pernos de anclaje y tacos. Y la segunda, algo más costosa, utiliza resinas de gran fijación y resulta especialmente útil en paredes que presenten alguna parte hueca, aunque se puede emplear igualmente en muros macizos.
  • La sujeción: Puede realizarse a pared, a techo e, incluso, entre paredes, en función de la accesibilidad de la zona, las características del muro, etc.

Por otra parte, además de la ubicación, o una vez elegida ésta, conviene también tener en cuenta la incidencia solar de la zona, ya que es determinante para optar por un tipo de toldo u otro y, sobre todo, para definir las medidas del mismo o el sistema de apertura y cierre.

Igualmente, y una vez realizada la instalación del toldo, se recomienda un buen mantenimiento y limpieza del mismo para garantizar su buen servicio y alargar notablemente su vida útil.